Crónicas de Esperantia

Coimentarios y opiniones independientes hasta que dejemos de serlo

>El Senado estrena el sistema de traducción simultánea: los pinganillos, las estrellas de la jornada

>

La estupidez humana sigue sorprendiéndonos a diario, pero la estulticia de la clase política española juega ya en otra liga. La liga del disparate, el surrealismo y la necedad más absoluta.

En la jornada de ayer entró en funcionamiento en el Senado, un sistema de traducción entre las cuatro lenguas oficiales que tenemos en España: español, catalán, euskera y gallego. La medida podria parecer un avance sustancial en el entendimiento de todos los senadores si no fuera porque hasta ahora se comunicaban todos perfectamente, dado que todos y cada uno de los senadores habla y escribe español, una de las lenguas oficiales.

La estupidez nos costará a todos los ciudadanos, según dicen, unos 350.000 euros al año, más el coste de los sistemas de traducción, algo así como 20 traductores que supongo que cobrarán al final de cada mes y el recochineo, el cachondeo y la mofa de todos los parlamentos europeos y mundiales. 12.000 euros por cada sesión.

Si la medida es para sacar del desempleo a 20 personas de los casi 5 millones que ahora pueblan las listas, me parece bien, pero la medida es absurda, inservible, poco práctica y un verdadero cachondeo.

Estoy seguro que esta medida no le habrá hecho ninguna gracia a las más de 1 millón de familias que no tienen ningún ingreso y tampoco a aquellas a las que la paga de subsistencia de 426 euros se les termina en unos meses. Quizás se les encienda una bombilla y asalten el Senado para poder hacerse con los pinganillos y venderlos a los chatarreros para poder comer.

Soy el primero que defiende la cultura y pienso que cuantas más lenguas domine un ciudadano será mejor para enriquecerse como persona y como ser humano, pero colocar traductores en un lugar donde todos pueden entenderse perfectamente en un idioma, suena a disparate y a despilfarro innecesario con los problemas que tienen ahora mismo milones de familias españolas para poder llegar a fin de mes.

La imagen con los senadores ajustándose los pinganillos la encontré en El Mundo.
Anuncios

enero 19, 2011 Posted by | Actualidad Corrupción, estupidez, Injusticias, Justicia, Política, Senado, Surrealismo, Tiempo de Gomitar | 1 comentario

Elecciones legislativas USA. Los republicanos obtienen la mayoría en el Congreso, pero Obama conserva el Senado

Algo que me sigue maravillando del sistema electoral norteamericano es su limpieza, su lógica y su funcionamiento absolutamente democrático.

En cada convocatoria descubrimos historias de personas que desde abajo han conseguido puestos de relevancia por ellos mismos y no por el empuje de un grupo determinado.

En España con esta democracia de atrezzo que padecemos, es necesario pertenecer a una secta para dar los primeros pasos y mantenerse en la misma para seguir escalando peldaños, al margen de la valía, de la preparación y del buen hacer del candidato. El único requisito es comportarse servilmente, ser mezquino, miserable, pesebrero y seguir los dictados de la secta.

Pero para no irnos mucho por las ramas, en la jornada de ayer Obama se llevó un varapalo importante, aunque consiguió al final salvar los muebles y conservar la mayoría en el Senado. La Cámara de representantes, algo similar a nuestro Congreso de los Diputados y que se renueva cada 4 años, aunque en el ecuador de la legislatura presidencial tiene desde hoy mayoría republicana.

Aunque se intente maquillar desde distintos medios, la derrota ha sido considerable.

Dicho así puede sonar a simplista, pero en la práctica cada senador y cada congresista defiende a sus electores y si una ley es contraria a los intereses de sus votantes, no la vota, aunque haya sido promovida por su propio partido. Son seres vivos con mente propia en las instituciones.

Con estos resultados el presidente Obama se enfrenta a una situación complicada porque parte de las leyes que deberán ser refrendadas por el Congreso serán rechazadas, pero no obstante, quizás suponga un acicate más para seguir buscando nuevos equilibrios y nuevas vías. Dentro de otros dos años deberá enfrentarse a su reelección y tal como administre este nuevo escenario, será juzgado en las urnas.

Aquí es todo lo contrario. Se vota una secta y, e el caso del Congreso se eligen a los diputados. En la práctica y para simplificar las cosas, sería mucho más barato y lógico elegir sólo a los líderes y colocar muñecos de cartón en el resto de los escaños. Durante toda la legislatura, pase lo que pase, van a votar exactamente lo mismo que su secta, de modo que con unos cuantos peleles se cubriría el expediente.

Esta medida tendría una indiscutible ventaja adicional: los muñecos inanes estarían siempre en sus asientos y no se moverían, lo que daría una imagen más adecuada en el Congreso. No como ocurre ahora que la mayoría de diputados ni siquieran acuden a su puesto de trabajo, como puede verse habitualmente, aunque fuentes de toda solvencia me han asegurado que sin embargo si acuden a cobrar sus sueldos.

En las elecciones legislativas de ayer surgió un nombre propio, Marco Rubio, norteamericano de origen cubano y de familia muy humilde que está llamado en un futuro a ser un referente de los republicanos y quizás llegue a ser candidato a la presidencia. La también republicana Susana Martínez igualmente ha sido noticia al convertirse en la primera congresista hispana de la historia. En este caso por el Estado de Nuevo México.

La imagen del nuevo senador por el Estado de Florida, la encontré en The Reid Report.

noviembre 3, 2010 Posted by | Actualidad, Congreso Estados Unidos, Elecciones legislativas USA, Estados Unidos, Opinión, Política, Senado | 1 comentario