Crónicas de Esperantia

Coimentarios y opiniones independientes hasta que dejemos de serlo

Canas: Dino Buzzati

Ayer fui a una peluquería a cortarme el pelo. Fue la primera vez que me fijé en que entre el pelo que iba cayendo aparecían ya algunos blancos. Lo lógico a mi edad es que el gris sea el color habitual en mi cabeza, pero no me había dado cuenta hasta ahora.

Para lo que tengo que contarte da igual como lleve el pelo. Tanto da si lo llevo al cero, con cresta, si me lo corto a navaja o si llevo melena hasta la cintura, es totalmente accesorio. Realmente no tiene la más mínima importancia. Sólo que al ver algunas canas me hizo recordar un relato que leí hace mucho tiempo de un escritor y periodista italiano llamado Dino Buzzati.

Escribió algunas novelas, infinidad de cuentos y relatos breves y en todos ellos encuentras algo llamativo. En muchos, un paisaje apocalíptico o sociedad alternativa son los protagonistas. Si no conoces nada de él, te recomiendo que le eches un vistazo. Creo que no te arrepentirás.

El relato del que te habló no lo tengo muy fresco en la memoria y el libro en el que lo leí, no sé donde anda ahora mismo, por lo que quizás algunos datos se me pasen, pero intentaré explicarte la historia del mejor modo que recuerde.

El relato, llamado El entrümpelung está incluido en un libro de cuentos titulado genéricamente Viaje a los infiernos del siglo.

El título hace referencia a una celebración anual que tenía lugar en una supuesta sociedad futura en donde todos se desprendían de los objetos viejos y los quemaban en hogueras. También arrojaban a la calle a los ancianos, por ser viejos, y no recuerdo bien si se los llevaban a algún sitio para liquidarlos o los quemaban en las hogueras también.

Había una especie de unidad policial que se encargaba de que ningún viejo escapara al destino que le tenían preparado y arremetían sin piedad contra los que se resistían. Recuerdo que durante el relato, la sensación en toda la sociedad era de conformidad y asentimiento. Todos veían con muy buenos ojos esa forma de actuar y nadie protestaba por lo que consideraban lógico, natural y socialmente beneficioso.

Uno de los cabecillas de la policía del sistema, del que no recuerdo el nombre, era uno de los mas eficaces anti-viejos e incluso en sus horas libres iba por su cuenta a buscar viejos escondidos para acabar con ellos.

El relato transcurre entre persecuciones, hogueras, iniquidades, injusticias y todo lo que te puedes imaginar.

Va pasando el tiempo y ya en la última página, el cabecilla del sistema policial anti-viejos se encuentra, no recuerdo si frente a un escaparate o un espejo, pero se da cuenta que tiene canas y empieza a convertirse en viejo. Momentos después, un grupo de policías anti-viejos empieza a perseguirlo también. Me gustó mucho la alegoría.

La intransigencia ante actitudes contrarias al sentido común, crea en demasiadas ocasiones monstruos que intentan hacernos creer lo contrario a la lógica, la humanidad y el bien común.

Evidentemente te lo he destripado completamente, pero incluso así, te recomiendo que lo leas, así como el reto de la obra de Buzzati. Seguramente llegue a sorprenderte con alguno mas de sus relatos.

La imagen de Dino Buzzati la encontré en La muerte geométrica de Sócrates.

febrero 16, 2010 Posted by | Actualidad, Arte, Canas, Dino Buzzati, Literatura, Reflexiones | 3 comentarios

La Catedral del mar

Estos días me estoy dedicando a leer. Había un par de libros que tenía pendientes y el sábado los compré y me he puesto ya manos a la obra. La Catedral del mar de Ildefonso Falcones era una de esas novelas que tenía pendientes y que sabía que me gustarían. Ayer empecé a leerla y desde las primeras páginas engancha. No voy a desvelar nada de la trama, pero con el título te puedes ya hacer una idea del contenido.

Al estar ambientada en Cataluña y más concretamente en Barcelona, me está recordando muchas cosas. Incluso aparecen algunos apellidos que me son muy familiares como los Joaniquet, uno de los de mi familia materna.

Muchos han querido comparar La Catedral del mar con Los Pilares de la tierra, pero creo que hay bastantes más ingredientes que las diferencian que los que las acercan.

Como siempre suele ocurrir en las novelas históricas, la lucha encarnizada entre clases está presente en la obra. El bien y el mal, el bondadoso frente al maligno, es una constante, no sólo en las novelas, sino en la propia vida.

Leyendo las páginas de estas novelas compruebas que, salvo algunos detalles, en pleno siglo XXI los poderosos siguen machacando a los más desfavorecidos.

Aún me queda más de un tercio del libro. En cuanto lo termine escribiré alguna pequeña reseña.

Si te estás preguntando por el otro libro que compré el sábado, se trata de El Fuego de Katherine Neville. Es la continuación de El Ocho, un libro que también me encantó.

Como te he dicho en alguna ocasión, a la hora de elegir lecturas, no me muevo por listas de éxitos o por críticas, voy por libre. Ya sé que los dos libros llevan bastante tiempo entre nosotros, pero ha sido ahora cuando ha llegado el momento de leerlos.

Quizás me estoy centrando últimamente demasiado en novelas históricas, pero en estos momentos es lo que me pide el cuerpo. Ya llegarán los tiempos en los que busque algo más elaborado.

La imagen de la portada de La Catedral del mar, la encontré en Jaesver.

febrero 9, 2010 Posted by | Arte, Ildefonso Falcones, La Catedral del mar, Literatura, novela histórica | 2 comentarios

Muere a los 91 años el escritor norteamericano J.D. Salinger

Acabo de enterarme de la noticia de la muerte a los 91 años de Salinger y he querido rendirle un pequeño homenaje con estas líneas.

El escritor norteamericano Jerome David Salinger, será recordado, sin ninguna duda, por una de sus obras, El Guardián entre el centeno, que supongo que lo habrá perseguido a lo largo de su vida.

Salinger, como casi todos los escritores norteamericanos nacidos en la primera mitad del siglo XX tuvo una existencia complicada, aunque no tanto como otros de su generación, léase Bukowski, por ejemplo. Pero después de que alcanzó la fama se convirtió en una especie de ermitaño y, al margen de sus escritos, poco más se sabía de él, incluso en la localidad donde vivía.

Participó en el desembarco de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial y en la liberación de París y la experiencia le sirvió para comprender el horror de un conflicto bélico en primera persona, lo que lo dejó algo traumatizado, según algunos autores.

Personalmente no tengo un especial apego a su obra, aunque considero que está muy bien escrita y elaborada, pero por alguna razón que desconozco es de esos escritores que no terminan de engancharme.

Ha muerto a los 91 años y nos deja una buena colección de relatos y por supuesto su obra más conocida.

La imagen de una de las ediciones norteamericanas de El Guardián entre el centeno del escritor norteamericano la encontré en Boston.com

enero 28, 2010 Posted by | Actualidad, Literatura, Reflexiones, Salinger | Deja un comentario

Lost, Perdidos, cierra con broche de oro la quinta temporada y anticipa un final apoteósico

Estos días he aprovechado los huecos que he encontrado libres en la agenda y he visto enterita de principio a fin la quinta temporada de Lost, Perdidos en España o Desaparecidos en algunos países latinoamericanos.

Yo la terminé de ver el otro día y para mí el fin de la quinta temporada fue hace poquito. No sé por qué capítulo irán en televisión, aunque tampoco me importa mucho.

Antes que nada, recordar que este texto no contiene spoilers, por si todavía no has visto esta temporada o las anteriores, algo que te recomendamos desde aquí.

Este texto es el tercero de los que hablo de esta magnífica serie. En Noviembre de 2005, ya escribí algo sobre ella y en Marzo de 2008 seguí contando maravillas sobre esta producción norteamericana.

He visto todas las temporadas y creo que los guionistas siguen hilando muy fino con una historia tan complicada, tan llena de matices y tan desconcertante como adictiva.

Desde la primera temporada y casi desde el primer capítulo supe que me iba a gustar. Es cierto que alguna temporada flojeó un poco, pero recuperaron el tino rápidamente y la cuarta y la quinta que acabo de ver son magníficas. En Febrero está previsto que comience a emitirse la sexta y última temporada que promete desvelar muchos de los misterios que todavía no han quedado suficientemente aclarados.

No quiero destripar el contenido, pero creo que esta última temporada, la quinta, ha conseguido devolvernos a muchos las ilusiones por la serie que empezamos a perder en la tercera. Los guionistas han jugado de forma magistral con varias tramas y subtramas al mismo tiempo con flashbacks y flashforwards en varias líneas argumentales de tiempo que había momentos que te maravillaba el equilibrio que habían conseguido.

Como un circo con tres pistas con números excepcionales en cada una de ellas, donde el público no sabe a donde mirar porque desconoce donde llegará el más difícil todavía. Realmente me pareció genial.

En España primero la emitió TVE. La destrozó en la primera cadena y, no contentos con ello, decidieron masacrarla en la 2 con cambios de horario de emisión, publicidad ad nauseam y demás procedimientos destinados a echar a los amantes de la serie a patadas. Después fue Cuatro la encargada de darle la puntilla. Más de lo mismo.

Luego se preguntan algunos ejecutivos del ramo por qué la gente se baja las series completas sin publicidad para verlas a la hora que les apetece y sin cortes innecesarios. Otros van mas allá y las ven en streaming.

Probablemente ni con ésta ni con otras series habrán aprendido la lección y seguirán tachando de criminales a los que decidimos salirnos del rebaño y pastorearnos a nosotros mismos sin imposiciones y a nuestro gusto.

Al ver Lost, o cualquiera de las series nortemericanas dejas de preguntarte por qué las series españolas no tienen el mismo nivel que las americanas. Es obvio. En el vídeo de Stargate que encontrarás al final del texto podrás encontrar algunas ideas al respecto.

Me resulta desconcertante que cuando anuncio que voy a disminuir la frecuencia de actualizaciones en el blog, es precisamente cuando más lo actualizo. Tendré que consultarlo con el psiquiatra 🙂

La imagen corresponde a algunos de los personajes de Lost, caricaturizados por los creadores de Los Simpson. La encontré en Taringa, donde también podras encontrar los capítulos completos.

diciembre 30, 2009 Posted by | Actualidad, Arte, Avances, Cositas de casa, Literatura, Lost, Perdidos, TV | 2 comentarios

16 de Noviembre de 2009, un día como otro cualquiera

Tenía pensado escribir algo sobre nada en concreto. Quizás suene un poco raro, pero como he hecho otras veces, empiezo a escribir sin saber que voy a contar.

A pesar de todo lo que se oye por ahí de la crisis no me puedo quejar en absoluto de como me está tratando la vida últimamente. Cada día hay un pequeño avance y todo viene de cara.

Hace tiempo no podía decir lo mismo porque cada pequeño logro estaba demasiado sazonado de quebrantos de todo tipo. No creo mucho en estas cosas, pero las rachas buenas y malas existen y ahora, afortunadamente estoy viviendo la buena.

Tengo aparcados dos o tres proyectos de novelas, obras de teatro y similares que tengo intención de volver a retomar pronto. A veces, al igual que ocurre con los libros, que te eligen en el momento que estás preparado para entenderlos, las historias de ficción son también algo así.

Tienes una idea general que promete, personajes con fuerza y una trama que engancha, pero al escribir 5 ó 10 folios, te encuentras en un callejón sin salida en el que te has metido sin darte cuenta y sin que fuera necesario para el desarrollo de la obra. Tengo varias historias así bosquejadas que siguen vivas, pero que por alguna razón, decidí buscar un momento mejor para continuarlas.

Durante esta semana he estado pensando sobre lo que sería más adecuado para darle una salida a todas estas obras. Una idea sería publicar una novela en el blog por capítulos. Otra editarla y hacer un libro de unos cuantos folios. Parece que si no tienes un libro escrito no eres nadie, aunque tengas obras por todas partes en formato digital.

Hubo un tiempo que pensé vivir de la escritura, pero después de muchos avatares, me he dado ya por vencido y ahora me busco los garbanzos por un lado y la escritura y sus derivaciones, la veo como un añadido.

Cada mañana leo las noticias y tengo esa sensación extraña de que está pasando mucho y no está pasando nada. De que lo que vemos cada día, ya lo hemos vivido otra vez. Un deja vu infinito en un bucle sin fin. Demasiado a menudo tengo esa sensación de hastío, de inapetencia periodística, de vacío.

Por muchos años que pasen la historia siempre se repite y unos cuantos tienen siempre esclavizados al resto mediante sistemas como la religión, la política, la economía o el terror. Miles de años de civilización y todavía no hemos aprendido nada.

Quizás haga pronto una parada en el camino y vaya a Dublín unos días para cargar pilas y vover con el punto de vista fresco.

Hasta el final del año tengo que pensar si decido entrenar al equipo de benjamines del Alvaraván C. F. , el club de mi hijo. Por un lado me apetece mucho porque me encanta el trato con los niños, pero observo ahora en la distancia a los padres veo que la figura del entrenador en estos clubes pequeños está sometida a demasiados vaivenes. No es un equipo de la Champions League, pero para los niños y sus padres es casi tan importante. Ya veremos a ver que decido.

La imagen no tiene mucho que ver con el texto que acabas de leer. Se trata de la imagen de un buitre volando y es la que ilustra esta curiosa historia que leí en 20 minutos en donde cuentan que estas aves tardan 3 días en llegar de Huesca a Jaén. Me pareció muy curioso.


noviembre 16, 2009 Posted by | Actualidad, Cositas de casa, Literatura, Reflexiones, Surrealismo, Teatro | 3 comentarios

Muere a los 103 años el escritor español Francisco Ayala

Vaya días que llevamos. A la aciaga jornada de ayer con el fallecimiento de José Luis López Vázquez hoy tenemos que hacernos eco del fallecimiento de otro de los grandes, el escritor granadino Francisco Ayala.

Francisco Ayala tenía 103 años y su dilatada vida la dedicó a la literatura

Le tengo un especial cariño a este señor, tanto por su vida y obra como por el pequeño detalle de que nacío el mismo día que yo, aunque unos cuantos años antes.

Otro de los grandes tipos que se nos van marchando y con los que me hubiera gustado pasar una tarde charlando. No lo conocía personalmente, pero a través de su vida, obra y las entrevistas que fui encontrando por ahí, descubrí a uno de esos grandes personajes que merecen la pena y que dejarán huella durante muchísimo tiempo.

Un señor que deja este mundo a los 103 años tiene, como seguramente podrás imaginar, una biografia llena de detalles interesantes y curiosos que merece la pena conocer para entender la vida de un hombre que supo encontrar en todo momento el pulso al momento que le había tocado vivir y no desfallecer en el intento.

Para mi, personajes como el de Francisco Ayala, me llenan enormemente porque me hacen comprender que si se quiere se puede y que llevar una vida digna puede hacerse en cualquier circunstancia.

Si no has leído nada de su obra, te dejo el enlace de la Wikipedia donde encontrarás todo el legado que nos dejó.

Descansa en paz, Francisco.

La imagen de Francisco Ayala la encontré en El País.


noviembre 3, 2009 Posted by | Actualidad, Arte, Cositas de casa, información, Literatura, recuerdo, Reflexiones | 2 comentarios

Los Pilares de la tierra. Un mundo sin fin

Estamos ya en el mes de septiembre y llevo unos días que no paro haciendo de todo.

Tengo pendientes una serie actividades y estoy poniendo a punto el podcast Confusión de Radio Esperantia de nuevo, que vuelve este mes y, a falta de algunos pequeños detalles con una edición semanal. Y por si no fuera poco, llega también el próximo día 26 el IV Maratón Podcastblog, The Final Cut con muchas novedades.

Ya te comenté hace unos cuantos días que había empezado a leer Los Pilares de la tierra de Ken Follett. Cuando lo terminé me fui rápidamente a una librería y me compré la segunda parte, Un mundo sin fin. Como dato para la SGAE y similares, el libro lo pagué. No lo robé.

Me pareció una novela excelente. Muy bien elaborada. Muy bien armada como dirían mis amigos argentinos. La construcción de todas las tramas y subtramas están perfectamente entre lazadas creando un universo que termina enganchándote.

Como suelo hacer habitualmente no te voy a destripar el contenido de la obra. Básicamente se trata de las circunstancias que rodean la construcción de una catedral en el siglo XII en Inglaterra. Hay personajes muy variados y perfectamente dibujados que se alejan mucho de los estereotipos maniqueos en los que sólo hay bueno o malos.

Leyendo las novelas, llegué a la conclusión que el mundo ha cambiado muy poco en 1000 años: En aquella época los malvados eran los reyes, los condes, los abades o los obispos, salvo excepciones. Unos y otros se encargaban de hacerles la vida miserable al resto, con el único objeto de poder perpetuarse en el poder, la vileza y aumentar sus riquezas por encima de cualquier sentimiento de humanidad.

Ahora, en el siglo XXI, es exactamente lo mismo. El conde en vez de llamarse Hamleigh, se llama Telefónica de España o Banco de Santander y el rey es Repsol o uno de su calaña. La iglesia sigue teniendo su cuota de poder, pero mucho menos que entonces y actualmente el obispo malvado podría ser Teddy Bautista que maneja con mano de hierro su abadía o su diócesis, la SGAE.

Y así podríamos seguir buscando paralelismos entre entones y ahora y no terminaríamos nunca. Todo sigue igual, lamentablemente.

Tanto antes como ahora, a los seres que usan la lógica y desean cambiar las cosas para hacer de la existencia algo más agradable, son machacados, masacrados, vilipendiados y arrinconados en el ostracismo, para que el reino de la vileza, la injusticia y el paraíso de los ladrones, estafadores, mediocres, advenedizos, inútiles y pesebreros siga adelante.

Como dato curioso, la segunda parte, Un Mundo sin fin, comienza algo así como dos siglos después de Los Pilares de la tierra y se desarrolla en el mismo escenario, aunque lógicamente con personajes diferentes. Hay quien dice que la segunda parte es más floja. Quizás esa impresión pueda percibirse porque en la segunda ya no tenemos la novedad de la primera parte, pero a mí me parecieron las dos muy buenas.

Y vamos al dato, que se me iba la olla. Un mundo sin fin, comienza el mismo año en el que se desarrollan los acontecimientos narrados en la magnífica novela de Umberto Eco, El nombre de la Rosa, el año 1327, por lo que, una vez terminada, estuve ojeando de nuevo la obra del italiano y se pueden encontrar nuevas explicaciones o ampliaciones sobre la forma de vida de aquella época.

Por cierto, que ya se está rodando la mini serie en Hungría y Austria desde este mes de Junio y está prevista que se estrene en 2010. Aunque te recomiendo que si no la has leído, no pierdas el tiempo, porque te va a encantar, tanto la primera parte como la segunda.

La producción corre a cargo de Ridley Scott y su hermano Tony y si quieres echarle un vistazo al elenco de actores que han elegido para los personajes de la obra, aquí te dejo la ficha de Internet Movie Database de The Pilars of the Earth. Y aquí también te dejo un artículo de Cinefagos donde hablan también de la serie. Si eres un apasionado de los juegos de mesa, también han pensado en tí y hay un juego sobre la novela que tiene buena pinta.

La imagen corresponde a una recreación de la catedral de Kinsbridge, protagonista de las dos novelas. No vayas preguntando por ella cuando vayas a Inglaterra porque no existe. Es sólo una invención del autor. La encontré en el Fotolog de Sandra Hifer.


septiembre 4, 2009 Posted by | Actualidad, Arte, Cositas de casa, Ken Follett, Literatura, Los pilares de la tierra, novela histórica, Realidad Cotidiana, Reflexiones, Un Mundo sin fín | 3 comentarios

Noah Gordon: La Bodega

Siempre me ha gustado Noah Gordon, un escritor que ha cultivado como nadie la novela histórica, pero que nunca ha caído en los vicios de otros escritores del género que se han quedado en mediocres tirando a malos.

Si has leído El médico ya te puedes hacer una idea de lo que te vas a encontrar en La Bodega. Noah Gordon documenta con asombrosa precisión parte de la historia de España, el siglo XIX y el comienzo de la revolución industrial en Cataluña. Una de las tramas se centra en el asesinato de Prim y el resto se concentra en la vid, el vino, bodegas y el transcurrir plácido y tranquilo en una aldea agrícola del Penedés catalán.

Algo que me gusta especialmente del escritor es su meticulosidad a la hora de documentarse para sus novelas. Pasa mucho tiempo averiguando pormenores y colocando cada pasaje y cada detalle en su lugar correcto.

Quizás por eso no he dejado de leerlo desde que me enamoré de su obra. Es excepcional el trabajo documental en El Médico del que te hablé antes y también en El último judío, quizás las dos novelas de Gordon que más me han gustado.

Evidentemente no te voy a desentrañar el fondo de La Bodega. Se trata de un viaje interior y quizás también exterior de un hombre sencillo que debe empezar desde cero y atravesar unas cuantas dificultades para poder subsistir y, quizás más complicado, mantenerse.

Ahora que lo pienso, y quizás sea una constante en los personajes protagonistas masculinos del escritor, siempre hay una mujer madurita por medio y siempre el prota se enrolla con ella y, según las tramas y las historias, se casan, se van a vivir juntos o juntan sus vidas. Es curioso. pero en casi todas sus novelas ocurre así.

También he pensado que resulta algo sorprendente que ninguna de las obras de Noah Gordon se haya llevado al cine. Es un hecho casi misterioso. Si estoy equivocado y conoces alguna, estaría encantado de saberlo, pero me da que no hay ninguna novela hecha película.

Sé que el libro tiene ya un par de añitos, pero yo leo las novelas cuando puedo y cuando me apetece. Este texto ha pasado varias veces por mis manos en librerías y bibliotecas en las que he estado a punto de comprarlo o leerlo, pero hasta el otro día no surgió el flechazo y no hubo encuentro.

Ahora que en pleno siglo XXI, las cicateras compañías telefónicas nos ofrecen migajas del ancho de banda que nos correspondería y antes de cabrearte y pillar un hacha para destrozar el ordenador o, peor aún, irte a una gasolinera a por gasolina para prenderles fuego, te recomiendo que hagas una pausa, te hagas con el libro y lo disfrutes como el buen vino del que hablan en la novela.

Por cierto si vas a comprar gasolina para quemar algún edificio, no olvides tu tarjeta de puntos. Y que no te engañen diciéndote que es tu conexión o tu equipo que sólo se trata de su vergüenza o más bien la carencia de ella. Tengo 3 ordenadores con sistemas operativos diferentes y configuraciones diferentes y en todos la conexión es ridículamente lenta.

Cuando oigas hablar de conexiones de 1 mega, 3 megas, 6 megas o más, desconfía. Debes dividir esas cifras por la población de toda tu ciudad para encontrar el ancho de banda que te tocará, aunque pagues 10 ó 15 veces más. En el país de las estafas tampoco se puede esperar grandes cosas.

Por cierto, estoy intentando documentarme y leer algo sobre lo que ocurre en Irán. Quiero conocer bien los hechos y lo que realmente ocurre para opinar con conocimiento. En cuanto tenga algo más claro, te prometo un artículo.

La imagen de la bodega la encontré en Enología.blogia.

Nota para la SGAE, la ministra de Cultura y demás engendros del ramo: El libro no lo robé, no me lo descargué, ni lo copié. Lo compré con mi dinero y lo disfruté con mucho placer a la luz de un atardecer de Canarias.

junio 18, 2009 Posted by | Actualidad, Arte, Avances, Cositas de casa, Literatura, Reflexiones | 1 comentario

23 de Abril, día del libro

Hoy, por si aún no te habías enterado se cumple el aniversario de la muerte de dos grandes escritores que curiosamente murieron el mismo día, un 23 de Abril de 1616: Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare.
Llevo todo el día del tingo al tango y viniendo en el barco se me ha ocurrido escribir unas líneas para recomendarte unos libros y quizás comencemos de este modo una pequeña tradición.

Al margen de recomendarte todo lo escrito por Cervantes y Shakespeare, me quedaré con otros dos que hace tiempo que leí y que todavía hoy me siguen encantando.

Comenzaré por un libro que me gustó mucho cuando cayó en mis manos. Tiempo de Amar, tiempo de morir de Erick María Remarque, un escritor alemán que también deslumbró a propios y extraños con otra de sus novelas, Sin novedad en el frente, pero me centraré en la primera de ellas que es menos conocida y que por ello te recomiendo.

Remarque le da ese toque paternal a sus personajes que nos hace identificarnos con ellos, pero al mismo tiempo consigue crear un ambiente hostil que los rodea y que les hace la vida imposible.

Es el caso de este libro que trata del permiso de tres semanas que un soldado alemán destinado en el frente ruso durante la segunda guerra mundial y lo que encuentra al llegar a su casa.

Una pincelada de los horrores que debieron soportar millones de personas durante aquellos años aciagos. Si tienes un hueco, búscalo porque te va a encantar.

El otro libro que te quiero recomendar es El Médico de Noah Gordon. Quizás las novelas históricas han perdido mucho desde que Dan Brown perpetrara sus fechorías, pero esta novela está muy bien construida y nos cuenta la historia de un niño inglés pobre del Londres del siglo XI que atraviesa medio mundo para convertirse en un verdadero médico. No te cuento más porque la historia es apasionante.

De la novela de Remarque se hizo una gran película que dirigió magistralmente Douglas Sirk y en la que incluso sale el autor encarnando a un profesor de instituto. Sorprendentemente de El Médico no tengo noticia de que se haya intentado llevar a la pantalla.

Sirva esta pequeña aportación como mi granito de arena para conmemorar que un día el hombre aprendió a leer, escribió libros y éstos hicieron felices a muchas personas, incluso a algunas todavía nos siguen cautivando.

La imagen de la portada de El Médico la encontré en Guvida.

abril 23, 2009 Posted by | Actualidad, Arte, Literatura, Reflexiones | 2 comentarios

23 de Abril, día del libro

Hoy, por si aún no te habías enterado se cumple el aniversario de la muerte de dos grandes escritores que curiosamente murieron el mismo día, un 23 de Abril de 1616: Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare.
Llevo todo el día del tingo al tango y viniendo en el barco se me ha ocurrido escribir unas líneas para recomendarte unos libros y quizás comencemos de este modo una pequeña tradición.

Al margen de recomendarte todo lo escrito por Cervantes y Shakespeare, me quedaré con otros dos que hace tiempo que leí y que todavía hoy me siguen encantando.

Comenzaré por un libro que me gustó mucho cuando cayó en mis manos. Tiempo de Amar, tiempo de morir de Erick María Remarque, un escritor alemán que también deslumbró a propios y extraños con otra de sus novelas, Sin novedad en el frente, pero me centraré en la primera de ellas que es menos conocida y que por ello te recomiendo.

Remarque le da ese toque paternal a sus personajes que nos hace identificarnos con ellos, pero al mismo tiempo consigue crear un ambiente hostil que los rodea y que les hace la vida imposible.

Es el caso de este libro que trata del permiso de tres semanas que un soldado alemán destinado en el frente ruso durante la segunda guerra mundial y lo que encuentra al llegar a su casa.

Una pincelada de los horrores que debieron soportar millones de personas durante aquellos años aciagos. Si tienes un hueco, búscalo porque te va a encantar.

El otro libro que te quiero recomendar es El Médico de Noah Gordon. Quizás las novelas históricas han perdido mucho desde que Dan Brown perpetrara sus fechorías, pero esta novela está muy bien construida y nos cuenta la historia de un niño inglés pobre del Londres del siglo XI que atraviesa medio mundo para convertirse en un verdadero médico. No te cuento más porque la historia es apasionante.

De la novela de Remarque se hizo una gran película que dirigió magistralmente Douglas Sirk y en la que incluso sale el autor encarnando a un profesor de instituto. Sorprendentemente de El Médico no tengo noticia de que se haya intentado llevar a la pantalla.

Sirva esta pequeña aportación como mi granito de arena para conmemorar que un día el hombre aprendió a leer, escribió libros y éstos hicieron felices a muchas personas, incluso a algunas todavía nos siguen cautivando.

La imagen de la portada de El Médico la encontré en Guvida.

abril 23, 2009 Posted by | Actualidad, Arte, Literatura, Reflexiones | 2 comentarios