Crónicas de Esperantia

Coimentarios y opiniones independientes hasta que dejemos de serlo

La sociedad francesa en lucha. ¡Adelante, compañeros!

La sociedad francesa se ha echado a las calles con virulencia y con valentía para luchar por sus derechos para que lo que han conseguido con años de sangre, sudor y lágrimas no les sea arrebatado de un plumazo.

Este lunes es la previa del gran paro que tendrá lugar mañana martes para obligar a su Gobierno que no los traicione, que no se convierta en un traidor a su pueblo.

Por debajo de los Pirineos, los mansos del gran rebaño de individuos llamado España, observan atónitos lo que ocurre en el país vecino, donde están a punto de paralizar el país porque su presidente pretende alargar la edad de jubilación desde los 60 a los 62 años.

Allí, sindicatos, estudiantes, obreros, trabajadores y funcionarios luchan con una sola voz y avanzan como un sólo hombre porque no admiten ni un sólo recorte de sus derechos. Aquí como no empiecen a gasear a parados y trabajadores ya no nos pueden recortar nada más porque nos hemos convertido en unos esclavos del sistema que se enorgullecen de serlo.

Como he dicho en más de una ocasión, tal como están ahora mismo las cosas, la adopción de la esclavitud en España, sería considerado un avance social histórico.

Muchos están debatiendo estos días por qué los ciudadanos franceses o los griegos salen a la calle a pelear por sus derechos y aquí la gente pasa de todo y espera mánsamente al siguiente recorte.

Haz tú mismo la prueba y lo comprenderás. Pregunta a las cinco primeras personas que te encuentres si conocen el nombre del último premio Nobel de Literatura. Acto seguido les preguntas si conocen a Isabel Pantoja, Belén Esteban o Cristiano Ronaldo. Después saca tus propias conclusiones.

Pérez Reverte fue más allá y sostiene que en España nos faltó la guillotina. Estoy de acuerdo con él.

En este país que padecemos, entre disquisiones estúpidas, debates que no llegan a ningún sitio y el habitual estado de hibernación mental de la mayoría de la población, sólo cabe esperar un empeoramiento de las cosas.

Sigue sorprendiéndome que en un país donde 5.000 familias son desahuciadas diariamente, con casi cinco millones de parados y un futuro más negro que una noche cerrada, no pase nada.

De nada sirven los teatrillos de marionetas que nos quieren montar los lacayos pesebreros del Gobierno porque ya nadie los cree, pero creo que hay que darles un voto de confianza a otros sindicatos, a otros colectivos y a los ciudadanos con más arrestos para que muevan al personal adormecido y empiecen a mostrarles la verdadera realidad que están padeciendo que se encuenra en estos momentos a milímetros de el abismo.

Sigue siendo una inmensa injusticia que la crisis que han creado sólo unos pocos para seguir enriqueciéndose, la tengamos que pagar el resto.

La imagen de las protestas la encontré en El País, aunque hay un buen número de fotos si echas mano de Google.

octubre 18, 2010 Posted by | Derechos, Francia, Huelga General, huelgas, Manifestaciones Francia, Opinión Actualidad, Paro, protestas | Deja un comentario