Crónicas de Esperantia

Coimentarios y opiniones independientes hasta que dejemos de serlo

>Gadafi pierde el control del Este del país. Se suceden las deserciones en el ejército que se niega a disparar contra sus compatriotas

>

Se siguen sucediendo las informaciones sobre Libia y, a pesar de los cortes de Internet, del apagón informativo y de los intentos del régimen de mostrar una normalidad a todas luces falsa, siguen llegando noticias alarmantes en torno a lo que está ocurriendo en el país magrebí.

Lo más significativo a esta hora es que Gadafi ha perdido varias ciudades importantes al este del país que ya están controladas por los insurgentes, aunque algunas informaciones cuentan el lado oscuro de este avance. Y es que alguna de ellas está controlada por un líder islamista radical.

Unidades del ejército siguen pasándose a los insurgentes y se niegan a cumplir las órdenes del sátrapa de atacar a sus conciudadanos y compatriotas. El caso más sonado de hoy es el de dos pilotos de un caza que decidieron saltar en paracaidas y estrellar su avión antes que abrir fuego contra su propio pueblo.

La sanguinaria represión no se detiene y ya hay medios que citando a la Corte Penal Internacional cifran en más de 10.000 los muertos en los salvajes ataques de mercenarios al servicio de Gadafi y de bombardeos indiscriminados de la población civil. Los asesinos están intentando esconder los cadáveres.

A las deserciones de efectivos militares se unen las dimisiones en masa de diplomáticos libios y miembros del Gobierno que contemplan con estupor las órdenes sanguinarias del dictador. El ya dimitido ministro de Justicia ha asegurado que Gadafi dio personalmente la orden para atentar contra el avión comercial que se estrelló en Lockerbie.

La UE ha decidido elaborar una lista de sanciones al régimen líbio y ya está ultimando la evacuación de los últimos ciudadanos comunitarios que quedan en el país.

Gadafi, a pesar de haber perdido el este del país, no se amilana y sigue amenazando con más represión. El aeropuerto de Trípoli es un caos y los testimonios de los testigos dan cuenta de ello.

El precio del barril de Brent sigue su escalada y ya se paga a 110 dólares. Hace una semana estaba a 100.

Y como observo que hay mucha gente que está buscando noticias acerca de la curiosa Guardia Amazónica de Gadafi, como curiosidad te dejo este enlace con sorprendentes imágenes de este surrealista cuerpo paramilitar del tirano, bautizado como la Guardia Amazónica de Gadafi, 200 mujeres vírgenes perfectamente adiestradas en artes marciales y manejo de todo tipo de armas. Otro toque exótico más en el universo surrealista que rodea a este tirano.

Te dejamos el enlace para que puedas seguir en directo y en tiempo real lo que está ocurriendo en Libia, a través de las emisiones de Al Jazeera, que está haciendo un trabajo muy profesional.

Seguiremos actualizando la entrada conforme se vayan produciendo más novedades en torno a las manifestaciones y revueltas en Libia.

Actualización: Gadafi se acantona en la capital, Trípoli, mientras da por perdido el este del país que ya controlan los insurgentes.

El dictador intenta mantener el oeste del país, pero los 200 kilómetros que hay entre Trípoli y la frontera con Túnez ya están jalonadas por ciudades que empiezan a controlar los insurgentes. Según diversos medios, Gadafi sólo controlaría ya el sur de Trípoli y algunas carreteras hacia el oeste. El este del país está ya en manos de los rebeldes que empiezan a organizarse para garantizar el orden.

Actualización: El jefe de la Policía de Bengasi dimite y se une a los revolucionarios que ya controlan todo el este del país, parte del oeste y cercan a Gadafi en Trípoli, donde empiezan a reseñarse duros enfrentamientos en la periferia de la capital. Gadafi, en una nueva alocución, acusa a Al Qaeda de ser la responsable de las revueltas y amenaza con cerrer el gripo del petróleo líbio

La imagen la encontré en Diario de Bitácora.

febrero 23, 2011 Posted by | Argelia, asesinos, dictadores, Egipto, Libertad., Libia, Magreb, Marruecos, Muamar El Gadafi, revueltas árabes, sátrapas | Deja un comentario

>Hoy se cumplen 30 años del intento de golpe de Estado del 23 de Febrero de 1981

>

Desde hace más de una semana se suceden las informaciones y los artículos en torno a la intentona golpista que tuvo lugar 30 años atrás, concretamente un 23 de Febrero de 1981.

Todos los medios pugnan por publicar la información más impactante y la exclusiva más llamativa, pero mirándolo todo desde la perspectiva, no dejan de ser pequeñas migajas de lo que realmente ocurrió y que, dicho sea de paso, no conocemos con detalles.

Te dejo enlaces a los especiales que han publicado algunos medios para que te hagas una composición de lugar con toda la información que se conoce, pero sigo insistiendo que quedan demasiados detalles por desvelar. El Mundo titula su monográfico con un contundente En Directo desde el Congreso. El País es más lacónico y sólo alude a los 30 años de la intentona golpista y a su papel como defensores de la Constitución. El diario ABC también aporta su visión de los hechos, incidiendo en las 3 décadas que ya han pasado desde aquella aciaga tarde de Febrero. Todos los medios han aportado su granito de arena a la efeméride. Puedes consultarlos en este enlace.

Como no hay apenas nada nuevo que aportar sobre aquella jornada y aunque no soy una persona que estuviera relacionada con el hecho, cerca del Congreso o incluso dentro aquella jornada, me apetecía contarte qué estaba haciendo yo a esas horas hace ahora 30 años.

Estudiaba Degundo de Bup en el Instituto de Enseñanza Media Ramón y Cajal de Huesca. Las clases normalmente terminaban a las 18.30, pero aquel lunes 23 de Febrero de 1981 me enfrentaba a esas horas a mi reto particular. Siempre he sido un desastre en manualidades y artes plásticas, dibujo y similares, de modo que en Primero de BUP me había quedado pendiente la asignatura de Dibujo. Creo que era el único. No lo había conseguido aprobar ni siquiera en Septiembre, de modo que me puse de acuerdo con la profesora y quedamos para ese día en una clase a las 18.30 para hacer el exámen, que aprobe afortunadamente.

A eso de las 19.15 y con la satisfacción de haber aprobado, bajaba las escaleras del edificio principal del instituto cuando observé un corrillo en la puerta de salida fuera de lo normal. Me acerqué y ahí me enteré de lo que estaba pasando en el Congreso de los Diputados y en Valencia.

Recuerdo que algunos profesores comunistas estaban muy preocupados por el hecho y creían que la intentona iba en serio y que podría ocurrir cualquier cosa. Media hora después cada uno nos fuimos a nuestras casas buscando informaciones a través de radios y televisiones a ver qué es lo que realmente ocurría.

Desde hacía tiempo, la radio era parte de mi vida y vivía prácticamente pegado a una. Algunos meses después de aquello empecé a colaborar en una de ellas en lo que fueron mis inicios en el mundo de la radio.

Llegué a casa, busqué una radio y decidí salir a dar una vuelta por la ciudad a ver qué se cocía. Estaba prácticamente todo desierto. Las informaciones se iban sucediendo, aunque nadie tenía nada claro. A esas horas, en torno a las 20.00 ó 21.00 horas, poco se sabía realmente.

Al cabo de un rato y, aburrido de no ver actividad alguna por las calles, volví a casa con la radio pegada a la oreja y estuve toda la noche escuchando las noticias. Al día siguiente las clases seguían con normalidad y además no me hubiera perdido por nada del mundo una jornada así en el instituto.

El 24 a primera hora tuvimos una asignatura, que no recuerdo, pero que nos obligó a estar pendientes del profesor. Fue en la segunda hora, cuando en clase de Literatura, se relajó la cosa y la profesora nos dejó sacar las radios y enterarnos del desenlace final de la intentona. El resto ya lo conoces.

La imagen que dio la vuelta al mundo del teniente coronel Antonio Tejero en el Congreso, pistola en ristre, la encontré en Periodistas.

febrero 23, 2011 Posted by | 23 de Febrero de 1981, Antonio Tejero, Congreso de los Diputados, Constitución, Golp de Estado, Guardia Civíl, Intento golpista del 23F, Juan Carlos I | 2 comentarios