Crónicas de Esperantia

Coimentarios y opiniones independientes hasta que dejemos de serlo

Los Reyes Magos en Las Palmas de Gran Canaria (Edición 2011)

Fieles a la tradición de cada 6 de enero en Crónicas de Esperantia, vamos con la crónica de lo que fue la llegada de los Reyes Magos a Las Palmas de Gran Canaria.

Serían algo más de las doce de la mañana cuando los barcos que transportaban a los Reyes Magos llegaron al Muelle de La Luz y de Las Palmas. Sus Majestades, como siempre, estaban radiantes, muy contentos y con la enorme satisfacción de saber que una vez más van a hacer felices a miles de niños.

Me extrañó enormemente que no vinieran en traje de baño o en maga corta. El calor que estamos disfrutando por estos lares invita al baño y a visitar las playas. Supongo que los habrán incluido en su equipaje. Como supongo que son muy tradicionales, aparecieron con sus atuendos habituales: coloridas capas y regios atuendos. En un momento pensé que son inmensamente afortunados de no haber sido derrotados por las modas.

Los miles de niños que se congregaron en el reciento portuario estaban exultantes. Los Reyes Magos haciendo gala de una paciencia casi infinita, no dejaron de saludar a todos los niños y a mostrar los mejores deseos para la noche que se avecinaba.

Tras el mini desfile de los barcos a los vehículos que les trasladarían al hotel, se cerró el primero capítulo de un día gozoso para todos los niños.

Puntuales a su cita, a partir de las 17.00 horas, la comitiva de la cabalgata se puso en marcha desde Juan Rejón. Este año se ha modificado ligeramente el recorrido y no terminó en el teatro Pérez Galdós. El parque San Telmo fue el fin de trayecto, en esta ocasión. Para evitar colapsar todavía más la zona, se optó por esta solución.

La cabalgata estuvo muy bien. Ocho carrozas, muchos personajes infantiles, zancudos, bandas de música y la siempre loable Casa de Galicia, que aporta una inestimable ayuda a los Reyes Magos a la hora de repartir los regalos a los niños.

Este año tanto mi hijo como yo, decidimos coger los caramelos al vuelo. Era algo así como una competición. No nos podíamos agachar a recogerlos del suelo y sólo eran válidos los que cogíamos con ls manos. Al final empatamos a 6. Él se comió los suyos y yo se los ofrecí a una niña que tenía una bolsa gigantesca casi llena.

Al final de la cabalgata, el momento espectacular de las máquinas de limpieza. Es una gozada verlas pasar y dejar la calle como una patena. Después la cena, el sueño, la ilusión y la espera para el día mágico en el que los Reyes Magos inundarán la ciudad con sus regalos y llenarán de felicidad a todos los niños.

La imagen del rey Baltasar durante la cabalgata de ayer en Las Palmas de Gran Canaria la encontré en La Provincia.

Anuncios

enero 6, 2011 - Posted by | Cositas de casa, Las Palmas de Gran Canaria, Reflexiones, Reyes Magos

1 comentario »

  1. otro blog este esta muy bien y el otro se llama gran canaria costumbres tradiciones y curiocidades eso esta muy bien que los niños lo pasen bien es su gran dia

    Comentario por Anonymous | enero 6, 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: