Crónicas de Esperantia

Coimentarios y opiniones independientes hasta que dejemos de serlo

La sociedad francesa en lucha. ¡Adelante, compañeros!

La sociedad francesa se ha echado a las calles con virulencia y con valentía para luchar por sus derechos para que lo que han conseguido con años de sangre, sudor y lágrimas no les sea arrebatado de un plumazo.

Este lunes es la previa del gran paro que tendrá lugar mañana martes para obligar a su Gobierno que no los traicione, que no se convierta en un traidor a su pueblo.

Por debajo de los Pirineos, los mansos del gran rebaño de individuos llamado España, observan atónitos lo que ocurre en el país vecino, donde están a punto de paralizar el país porque su presidente pretende alargar la edad de jubilación desde los 60 a los 62 años.

Allí, sindicatos, estudiantes, obreros, trabajadores y funcionarios luchan con una sola voz y avanzan como un sólo hombre porque no admiten ni un sólo recorte de sus derechos. Aquí como no empiecen a gasear a parados y trabajadores ya no nos pueden recortar nada más porque nos hemos convertido en unos esclavos del sistema que se enorgullecen de serlo.

Como he dicho en más de una ocasión, tal como están ahora mismo las cosas, la adopción de la esclavitud en España, sería considerado un avance social histórico.

Muchos están debatiendo estos días por qué los ciudadanos franceses o los griegos salen a la calle a pelear por sus derechos y aquí la gente pasa de todo y espera mánsamente al siguiente recorte.

Haz tú mismo la prueba y lo comprenderás. Pregunta a las cinco primeras personas que te encuentres si conocen el nombre del último premio Nobel de Literatura. Acto seguido les preguntas si conocen a Isabel Pantoja, Belén Esteban o Cristiano Ronaldo. Después saca tus propias conclusiones.

Pérez Reverte fue más allá y sostiene que en España nos faltó la guillotina. Estoy de acuerdo con él.

En este país que padecemos, entre disquisiones estúpidas, debates que no llegan a ningún sitio y el habitual estado de hibernación mental de la mayoría de la población, sólo cabe esperar un empeoramiento de las cosas.

Sigue sorprendiéndome que en un país donde 5.000 familias son desahuciadas diariamente, con casi cinco millones de parados y un futuro más negro que una noche cerrada, no pase nada.

De nada sirven los teatrillos de marionetas que nos quieren montar los lacayos pesebreros del Gobierno porque ya nadie los cree, pero creo que hay que darles un voto de confianza a otros sindicatos, a otros colectivos y a los ciudadanos con más arrestos para que muevan al personal adormecido y empiecen a mostrarles la verdadera realidad que están padeciendo que se encuenra en estos momentos a milímetros de el abismo.

Sigue siendo una inmensa injusticia que la crisis que han creado sólo unos pocos para seguir enriqueciéndose, la tengamos que pagar el resto.

La imagen de las protestas la encontré en El País, aunque hay un buen número de fotos si echas mano de Google.

octubre 18, 2010 Posted by | Derechos, Francia, Huelga General, huelgas, Manifestaciones Francia, Opinión Actualidad, Paro, protestas | Deja un comentario

Timos modernos: Las cartas españolas

Todos conocen el famoso timo de las cartas nigerianas con las que un familiar de un adinerado político, inversor, empresario o heredero de cualquier régimen africano nos envía una misiva en la que nos informa de que nos ha elegido para transferir esa gran cantidad de fondos a nuestra cuenta para eludir los controles de su país.

El emisor nos promete una iimportante gratificación si accedemos a su solicitud de ayuda y el resto ya lo conoces.

Pues debo decirte que no pasan de ser unos meros aficionados. Los mejores timos son de los que no se habla mucho, no levantan sospechas, se siguen sucediendo en el tiempo y los timados se quedan tan tranquilos hasta el siguiente golpe que suele perpetrarse cada mes.

Hay unas cuantas variedades del timo de las cartas españolas, y seguramente me dejaré alguno por el camino, pero como todos siguen el mismo patrón, no es muy complicado reconocerlos.

La carta eléctrica: Este es uno de los clásicos. Se necesita comprar a un Gobierno o meter algún lacayo dentro para que facilite el operativo. Se envían millones de cartas cada mes a los usuarios del servicio y se les va subiendo el coste del mismo, un 30% en los último años. Se alega que hay déficit y que las compañías eléctricas están casi en la indigencia, mientras éstas siguen comprando empresas en todo el mundo, desarrollando inversiones millonarias y obteniendo récords de beneficios.

La carta telefónica: En este caso se manipula convenientemente para quedarse con una compañía estatal alegando que se abre la puerta a la competencia. Es todo de boquilla y de cara a la galería. Se eligen unas cuantas empresas amigas para que hagan de comparsas y cómplices y en el exterior parezca que se puede elegir. Los precios son similares en todas y la sartén la sigue teniendo la compañía del monopolio. Se envían millones de cartas a los usuarios con facturas cada vez más infladas cada mes y se mantiene un operativo para acallar las tímidas protestas que puedan aparecer con amenazas de corte.

La carta bancaria: En este, sólo tienes que tener un banco y unos cuantos clientes. Cuando necesites fondos adicionales sólo tienes que buscar creativos epígrafes para justificar las sisas. Comisión tal, Provisión cual, Liquidación X, etc.

La carta hipotecaria: Podría considerarse una modalidad de la anterior, pero es independiente. Equipos especializados de la banda se dedican exlusivamente a ello. Se concede una hipoteca con cláusulas leoninas, con la crisis el hipotecado no puede pagar, se le quita la propiedad que vuelve a ser del banco y el hipotecado queda debiendo la mitad del dinero a la entidad de crédito, sin piso y sin recursos. Este es un timo genial. Desde 2008 se han desahuciado tal cantidad que en los próximos meses llegaremos casi al millon de viviendas y 1 millón de familias seguirán pagando su hipoteca a pesar de que no tienen ya el piso para el que la contrataron.

Excepto en el último caso, el montante mensual de los timos es relativamente pequeño, aunque no tanto en algunas ocasiones. Las bandas saben que los españoles sólo protestan en los bares, en foros y en Facebook, de modo que no deben preocuparse de gran cosa.

Ahora están preparando un nuevo timo, la carta de la pensión. Algo también muy lucrativo. Se trata de acumular el dinero que deposita mensualmente un trabajador por su trabajo en una caja común. Dinero que le servirá para que en el momento de su jubilación pueda tener una paga para el resto de su vida. El timo consiste en manipular bien las leyes, los derechos adquiridos y dejar a cada pensionista con algo más del dinero necesario para comprar un tubo de dentífrico cada mes.

Estos timos no funcionan por igual en todos los países. Es necesario que viva al menos un 80% de gilipollas dentro, que se sienta enormemente orgulloso de su ignorancia y que sólo se preocupen de Pantojas, Belenes Estébanes o del pichichi de la semana. El resto es muy fácil.

La imagen la encontré en el blog Finanzas Inversiones.

octubre 18, 2010 Posted by | Actualidad, Derechos, desahucios, eléctricas, empresarios, estafas, Hipotecas, Injusticias, Opinión, telefónicas, Tiempo de Gomitar, timos, Vómitos | Deja un comentario