Crónicas de Esperantia

Coimentarios y opiniones independientes hasta que dejemos de serlo

Hasta donde los pies me lleven

Hay películas que desgraciadamente pasan sin pena ni gloria por nuestras maltrechas carteleras, mientras todos los bodrios tienen su espacio en los cines para regocijo y alegría del espectador más gañán.

Luego se quejan de que la gente no va al cine. El milagro sería que siguieran acudiendo con esa oferta tan decepcionante.

En teoría hoy tendría que hablar de Ágora, la última película de Amenabar que tiene buena pinta y que iré a ver un día de éstos, pero mientras tanto te voy a contar algo de otra que seguramente es una gran desconocida para la mayoría.

Se trata de la adaptación al cine de la novela del mismo título de Josef Martin Bauer, en la que se cuenta la increíble hazaña del soldado alemán Clemens Forell que consigue escapar de una recóndita e inaccesible prisión en Siberia, junto al Estrecho de Bering y tras un largo viaje consigue regresar a Alemania.

El título original en alemán sería “Tan lejos como los pies me lleven“, pero si lo hubieran dejado tan cual, los psicópatas que se encargan en España de ponerles los títulos a las películas, destripándolas en muchos casos, se quedarían sin trabajo.

Si ves la película reconocerás a algunos de los actores habituales de las producciones alemanas, muchos de los cuales se dieron a conocer en El Hundimiento, como por ejemplo Michael Mendl.

La peli está bien. Aunque el trasfondo histórico se centra en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, es más bien un filme de aventuras, de logros personales, de lucha ante la adversidad y de motivación por vivir hasta límites sobrehumanos.

Aunque la novela y la película tienen a al teniente Clemens Forell como protagonista, éste nunca existió. El verdadero protagonista de la historia quiso permanecer en el anonimato, pero su huida es real. Quizás en la novela y en la propia película se tomaran algunas licencias, pero para que te hagas una idea, la huida real se prolongó durante 4 largos años.

Según leo, se estrenó en 2004 en España, tres años después de su estreno en Alemania, pero debieron hacerlo en algún sotano oscuro y recóndito como la prisión en la que comienza la historia, porque hasta que le escribí hace un par de años a la mulita, no pude verla.

Me gustó y me sorprendió. Quizás más que una película de estas características hubiera pasado tan desapercibida en nuestras carteleras. Posiblemente a los que piensan que es mucho mejor agilipollar a la gente con filmes estúpidos e idiotas que arriesgarse a que el ejemplo del protagonista haga meditar a alguien y empiece a intentar cambiar las cosas.

No te voy a contar más. Si no la has visto, te la recomiendo. Estoy seguro que te gustará.

La image la encontré en Hoy Cinema.


Anuncios

octubre 13, 2009 - Posted by | cine, Cositas de casa, Curiosidades, Reflexiones

5 comentarios »

  1. No conocía la película. Pero tiene buena pinta.Voy a ver si la veo

    Comentario por Maloles | octubre 13, 2009 | Responder

  2. Tienes TODA LA RAZÓN, verdaderas joyas como ésta pasan desapercibidas y se empeñan en que veamos basura.Yo la vi hace un tiempo y hoy otra vez, es una gozada, cine del bueno.Otra recomendada para los que buscan historias de calidad y también basada en hechos reales: Hacia rutas salvajes, de Sean Penn. Sublime.Saludos.

    Comentario por Anonymous | octubre 14, 2009 | Responder

  3. La verdad que no conocía esta película y me la apunto que tiene buena pinta, gracias. Saludos

    Comentario por Pharpe | octubre 15, 2009 | Responder

  4. a mi me ha tocado leerme el libro y es genial , no he visto la peli,pero en cuanto me lo acabe de leer , la veré , gracias

    Comentario por Anonymous | diciembre 1, 2009 | Responder

  5. Yo opino que para mi fue una pelicula excepcional a la que siempre uno puede sacarle una gran enseñanza relacionada con valores unicos como la esperanza que Dios le da a este hombre cuando casi la pierde, la valentia, la pasion para no conformarse y como Dios le iba abriendo puertas y al final cuando decidio rendirse y confiar si pelear cuando se vio nuevamente atrapado en ese puente despues de haber pasado la frontera, no peleo ni se vengó y Dios le dio la victoria! Me enseñó muchisimo

    Comentario por Anonymous | diciembre 8, 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: